Seleccionar página
¡Buenas noches desde Hoi An, en el centro de Vietnam!

En este post os vamos a contar nuestra experiencia por Halong Bay de dos días y una noche en un barco típico Vietnamita que utilizan para hacer rutas turísticas por uno de los atractivos turísticos más importantes del sur de Asia.

Antes de nada tenemos que decir que Vietnam es realmente increíble. Sus gentes, su gastronomía y sus paisajes son realmente alucinantes. Es curioso porque de todos los países en los que hemos estado, es en este donde nos hemos sentido menos «timados» o con esa sensación de que no te quieren vender gato por liebre todo el rato y sacarte la pasta. Suele ser gente bastante honrada y poco pesetera. Eso sí, si vas a los mercados y las típicas paradas donde venden souvenirs sí que intentarán venderte algo por más de tres veces su precio, pero ahí está el arte del regateo. Siempre se lo acabas sacando fácilmente por el precio que realmente debes pagar. 

Dicho esto, os cuento Halong Bay:

¿Qué es Halong Bay? [Extraído de Wikipedia]

La bahía de Ha Long (en vietnamita: Vịnh Hạ Long), también llamada bahía de Halong o bahía de Along, es una extensión de agua de aproximadamente 1.500 km². Situada al norte de Vietnam, en la provincia de Quang Ninh, en el golfo de Tonkín, cerca de la frontera China y a 170 km al este de Hanói. Se extiende a lo largo de una costa de 120 km. Destaca la presencia de elementos kársticos e islas de varios tamaños y formas.

Fue declarada como Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en el año 1994 y ampliada la declaración en el año 2000. Abarca una zona protegida de 150.000 ha. Es además, desde el 11 de noviembre de 2011 (ese día yo, Álvaro, cumplí 19 años… El 11 del 11 del 2011… El día del soltero declarado en China!! je je) una de las siete maravillas naturales del mundo.
Según la leyenda local, hace mucho tiempo, cuando los vietnamitas luchaban contra los invasores chinos provenientes del mar, El Emperador de Jade envió una familia de dragones celestiales para ayudarles a defender su tierra. Estos dragones escupían joyas y jade. Las joyas se convirtieron en las islas e islotes de la bahía, uniéndose para formar una gran muralla frente a los invasores, y de ese modo lograron hundir los navíos enemigos. Tras proteger su tierra formaron el país conocido como Vietnam. Ha Long significa «dragón descendente», un nombre que procede de una leyenda local.
Según otras versiones, las joyas eran perlas y la bahía fue creada cuando el dragón se lanzó al mar; al caer agitó la cola y ésta golpeó la tierra ocasionando profundos valles y grietas que acto seguido inundó el mar.
¿Qué hay que hacer para ir a ver Halong Bay?


La bahía de Halong es, en resumen, un conjunto de casi dos mil pequeñas islas en una gran bahía. No basta con verlo desde tierra, la forma ideal es desde un barco. Así que desde Hanoi, principalmente, se organizan cientos de viajes turísticos con estos barcos para ver la Bahía. Los precios dependen del número de noches que quieras quedarte a dormir en el barco. Si es sólo un día, te puede costar unos 25 euros con autobús incluido desde Hanoi. Si son dos días una noche, los precios oscilan entre los 60 y 140 dólares en función de las estrellas del barco (2, 3 o 4). Lo incluyen todo, menos las bebidas. Esto es excursiones a cuevas, kayak, todas las comidas (se come SUPER bien) y una visita a un centro de fabricación de perlas auténticas!!

Nosotros nos decantamos por contratar el pack desde el aeropuerto nada más aterrizar. La ventaja de ello es que nada más llegar a Hanoi, tienes a una persona que te orienta de todo y te ayuda a hacer el planning para toda la semana. Estuvimos más de una hora y media estudiando rutas y viendo alternativas, al final nos decidimos por contratar dos días y una noche en Halong Bay, y el ticket de bus hasta Hoi An. Gracias a contratar el pack con ellos, y siempre con el arte del regateo, nos incluyeron un Taxi que nos dejó esa misma noche en el centro de Hanoi, en una Guest House que también nos había reservado amablemente Leo, el crack que nos vendió todo el paquete. ¡Sólo pagamos 15 dólares más por cabeza de comisión por la ayuda de toda la logística de los diez días en Vietnam!

Una vez reservado todo, y después de visitar Hanoi, nos vinieron a buscar en un mini bus a las 8 de la mañana a la recepción del Rendevouz Hostel donde nos alojamos. El trayecto hasta la Bahía es de unas 4 horas, a pesar de que está a menos de 200km de distancia. A la mitad del mismo paramos en una especie de mega tienda en la que vendían de todo, pero con precios muy elevados para los turistas. 

Una vez llegamos a Halong Bay, nuestro guía nos explicó todo el plan para los dos días. En cuestión de minutos ya estábamos subidos a una especie de lancha de madera que nos dejó en el barco más grande. 

Nada más entrar en el barco, nos dieron a cada uno las habitaciones. Igual que en un hotel, cama individual con baño, ducha, nevera… «Full equip» como digo yo. Y unas ventanas enormes para no perderse ni un segundo las magníficas vistas a las islas. 

Pasados unos 40 minutos, comimos. Después de comer nos llevaron a visitar unas cuevas increíbles. De hecho están consideradas como una de las diez cuevas más bonitas del mundo. Se llaman Sung Sot Cave, pero se conocen como «Surprising Cave» o «Las cuevas de la sorpresa» porque todo el mundo cuando las ve exclama «Wow!» «Uaaaa» «amazing». Y realmente es lo que hicimos nosotros. Es una mezcla de colores, estalagmitas y estalactitas, y un techo con unas formas increíblemente curiosas por la erosión y el vapor. Una pasada. Son profundas y tienen unos orificios de entrada que hacen que la luz se vea con unos efectos casi místicos. Totalmente recomendable visitarlas. Estuvimos una hora. Después de vuelta al barco y fuimos a otro sitio a hacer otra media hora de Kayak y media hora de bañarnos. Da un poco de cosa porque hay un montón de peces y el agua no está especialmente transparente. Además hay un poco de corriente así que tienes que estar cerca del barco todo el tiempo y vigilado por el guía. 

Después de estas actividades volvimos al barco a relajarnos, merendar y posteriormente cenar. Después de la cena: estrellas. Miles de estrellas, un cielo increíble. Aunque podría verse mucho mejor de no ser por la cantidad de barcos que estaban amarrados en el mismo punto. Igualmente, una maravilla. 

Al día siguiente nos levantamos temprano para desayunar (a las 7am) y nos llevaron a una granja de perlas. Nos explicaron todo el sistema para producirlas y las diferentes clases y colores. Es un poco cruel porque para producir una perla se le implanta un trozo de la propia cáscara de la ostra dentro de su carne, y se deja de nuevo en el mar para que se vaya haciendo más grande. Es uno de los productos más famosos de la Bahía de Halong. 

Después de visitar la granja volvimos al barco, ya de vuelta al puerto. Durante la navegación de unas tres horas, aprovechamos para comer y hacer el check out! Además, nuestro barco sólo tenía 10 turistas, era de los más reducidos. También lo recomendamos. Y eso es todo, dos días y una noche en Halong Bay!

Al volver al puerto volvimos a coger un autobús que nos dejó en Hanoi, en otro Hotel cercano al que estábamos. Aprovechamos para ir al super a comprar cuatro cosas para comer. A eso de las 20h nos volvimos a meter en un autobús que nos dejó en otro punto de Hanoi para coger otro bus nocturno en el que puedes dormir casi casi como en una cabina de primera clase de un avión y después de 15 horas de viaje (toda la noche) nos despertamos en Hue, en la mitad de Vietnam! 

Y ahora algunas fotos… 

Viviendo la vida en la Bahía de Halong

Nuestra habitación en el barco

No es nuestro barco, pero se parece mucho

La gran comida con nuestros colegas de Singapur

Chill out

El socorrista de Halong Bay

Homenaje a Rio 2016