Seleccionar página
¡¡Hola personas!!
Al llegar a Hanoi desde Halong Bay esperamos en un hotel para que nos vineran a buscar e ir a Hoi An. Cogimos el bus a las 20:00 y fueron un total de 13 horas hasta Hue, que es donde el bus hacía un descanso. Se nos pasó rápido ya que estuvimos durmiendo la mayoría del trayecto y estábamos en unos asientos para tres personas donde solo estábamos mi hermano yo. Por lo que había espacio suficiente para ambos.

Con las viajeras de Segovia.

Al llegar a Hue nos hablamos con dos chicas de Segovia que también iban a Hoi An. Les habían dicho que el bus se había estropeado y que por eso habían hecho una parada en Hue hasta las 13:00. Nosotros les dijimos que no, que estaba todo pensado. Es gracioso este tipo de situaciones en las que a cada persona les cuentan una historia diferente.
Con un águila que había en un restaurante
Con una medusa de la playa de Hoi An.
Como teníamos algo de tiempo fuimos a visitar la ciudadela de Hue que es el principal atractivo turístico. Como os podéis imaginar había una temperatura bastante elevada y en algunos momentos la visita se hizo pesada, pero estuvo bien. La ciudadela era un antiguo palacio donde reinaba uno de los emperadores del antiguo imperio Chino. Al acabar de verla volvimos al punto donde nos había dejado el bus para coger el siguiente de camino a Hoi An que tardó unas 4  horas.
En Hue, al lado de un museo bélico.
Al llegar a Hoi An ya estaba anocheciendo. Buscamos un hotel cercano a la parada de bus para hospedarnos por 14$ la noche por los dos, con desayuno incluido. Tras pegarnos una buena ducha fuimos a cenar a un bar local con las dos chicas de Segovia, que también nos acompañarían al día siguiente. Dimos una vuelta por las zonas más turísticas, y nos fuimos a dormir.
Al día siguiente nos levantamos a las 7:00 para ir a la playa. Alquilamos una moto por 5$ todo el día. La playa estaba a unos 8km y no había mucha gente, el agua estaba tranquila, era bastante clara y estaba a una temperatura muy agradable. Nos quemamos un poco ya que no nos pusimos mucha crema y el sol pegaba bastante. Al medio día volvimos y fuimos a comer a un restaurante inglés que hacía kebabs bastante buenos. Siempre viene bien descansar de fideos y arroz. Después de comer fuimos al pueblo de al lado que estaba a unos 25km. Íbamos a ir a una estatua pero al llegar al pueblo estábamos bastante quemados por el sol por lo que decidimos quedarnos en la sombra tomando una cerveza. Al volver fuimos a una montaña en la que había un templo y una pagoda. Ya era relativamente tarde, sobre las 18:00, y vimos a una señora intentar coger una especie de papaya de una palmera pero no podía. Le ayudamos e hicimos que cayeran tres, y nos invitó a comer un poco, era una especie de papaya-melón un poco madura.
En una colina de la ciudadela de Hue.
Al volver al hotel la familia que lo llevaba nos invitó a cenar. Estaban haciendo una barbacoa fuera con cerdo, berenjenas, gambas, patatas, pan con mantequilla… todo muy bueno. El dueño del hotel nos contó que su tío fue conductor de tanques de la guerra de Vietnam y que tenía, por lo que pudimos deducir por lo que nos contó, estrés postraumático debido a la guerra. Nos dijo que en las comidas familiares estaba todo el rato simulando que disparaba y que para él la guerra aún seguía. Esta es una de las muchas historias que debe de haber por ahí. Lo que también nos sorprendió es la hospitalidad de los vietnamitas ya que son muy amigables y no son tan interesados por el dinero como podrían ser los tailandeses.

Tras cenar fuimos un rato a descansar a la habitación y fuimos a tomar una cerveza para despedirnos de la ciudad. Ha sido una gran experiencia poder estar rodeado con gente tan buena, hemos tenido mucha suerte ya que en Ho Chi Minh también nos ha pasado algo parecido que os lo contará A en el próximo post. ¡¡Saludos!!