Seleccionar página
¡¡Hola personas!!

Os escribo desde la habitación del bungalow de Sukhothai. Ayer tras conseguir esta “habitación” para dormir durante estos días (nos iban a dar una bastante cutre y por suerte A le echó un par y nos dieron la mejor del hotel, aquí no están acostumbrados a que los clientes discutan y/o  hagan reclamaciones por lo que fue un “punto” a favor), fuimos a cenar a un bar en el que nos salió bastante barato, 3 platos principales (dos platos combinados de arroz, huevos, verduras… y uno de pollo con arroz), acompañados con una sopa de jengibre y ajo,  cerveza y agua por 225 baths unos 7€. Las comidas son más baratas cuanto más nos alejamos de las grandes ciudades y centros turísticos.
El bungalow que tanto costó conseguir.


Nos fuimos a dormir y nos levantamos sobre 7:30. A las 8 ya estábamos desayunando en el hotel, un par de huevos fritos, tostadas, té, sandía… similar al que tomamos en la ciudad anterior. Tras desayunar, decidimos ir en bici al centro histórico de Sukhothai. No sabemos si ha sido un acierto o un error ya  que han sido 13km bajo un sol que te iba tostando con bastante fuerza, un total de una hora en bici.

Una de las estatuas del templo del recinto histórico.

Al llegar al centro histórico se puede observar un recinto bastante grande en el que hay varios templos y lagos por en medio, todo muy bonito. El lugar era la residencia de un rey que vivió por allá por el siglo XV. Hay muchos templos dedicados al hinduismo, en especial a uno de los dioses más importantes Shivá, que es la persona divina que crea y destruye en el universo hindú. Es curiosa la naturaleza de esta religión pues en nuestro viaje por la India hemos podido aprender mucho de ella y entenderla mejor. Todo tiene una explicación y un sentido en el hinduismo. Os invito a buscar sobre el tema, es muy interesante y siempre viene bien otro punto de vista.

… y más templos.


Paseamos por varios lugares de interés del recinto y nos tomamos un par de batidos naturales, mi hermano de tuti frut(creo que llevaba sandía, melón y plátano) y yo de mango, los dos estaban buenísimos. Además, con el calor que hacía lo agradecimos mucho más. Tras estar dando vueltas en bici por el recinto decidimos volver al hotel en bus pero por desgracia no nos entendimos bien con el conductor (un poco antipático) y acabamos en la estación de autobuses y de ahí nos tocó ir hotel. Tardamos aproximadamente una media hora en llegar, ya que tuvimos que preguntar en diversos lugares porque andábamos un poco perdidos.

El paseo en bici pasa factura.

Nada más llegar al hotel (llegamos sobre las 15:00) nos pegamos una buena ducha, pero pese a poner el agua al máximo de fría todavía nos parecía algo caldosa. Descansamos unos quince minutos y fuimos a comer a una pizzería a unos 5 minutos en bici. El resto de la tarde lo hemos pasado descansando la habitación (leyendo, escuchando música, planificando el viaje, escribiendo en el blog…). No hay nada más que ver en esta ciudad a parte del parque histórico y estábamos bastante agotados después del paseíto en bici por lo que era la mejor opción ya que con el calor que hacía era imposible. Hoy se han alcanzado los 37º y en algunos momentos era un verdadero suplicio, además no soportamos muy bien el calor ya que estando acostumbrados a uno ligero como el mediterráneo se hace más complicado. 

Una de las estatuas que hay por el recinto, ¡es mucho más grande de lo que parece!

Finalmente, he ido a comprar algo de comida a un supermercado cercano para el viaje en autobús de mañana hacia Chian Mai, que será un viaje bastante pesado y largo. Bona nit!